martes, 24 de febrero de 2015

¿Existe la democracia?

"¿Ha habido alguna vez democracia? ¿La garantizan las elecciones? ¿Por qué surgen a veces de las urnas poderes despóticos y cesaristas, cuando no abiertamente dictatoriales?" 
Luciano Canfora.


En el texto que exponemos, analizaremos una idea -casi ideología- extraordinariamente manipulable, como es la democracia, así como las distintas modalidades que existen, se aplican y pueden ser aplicables. Sabemos que la democracia es un hilo conductor que une entre sí épocas y acontecimientos históricos distantes, desde la Grecia antigua, las revoluciones inglesa y francesa, las dos guerras mundiales, la caída del Comunismo- y que culmina en nuestros días como si fuera una institución “global”.

El Occidente rico habla de libertad, cuando lo cierto es que una determinada élite maneja impunemente los mecanismos del poder en beneficio de algunos privilegiados y a costa de la marginación de una gran parte de la población mundial. Es lo que conocemos como Liberalismo Capitalista. ¿Es pues democracia u oligarquía política? La RAE define la democracia como “la Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno”. Pero ¿el pueblo participa activamente en las funciones del Estado o elige personas que durante cuatro años hacen lo que quieren y en el mejor de los casos lo expuesto en su programa?

Creemos que más bien lo segundo, pues al realizarse unas votaciones los ciudadanos firman un cheque en blanco para que sus representantes hagan y deshagan a su gusto. No nos olvidemos también que los mecanismos, a los cuales acceden muchos candidatos son muy tentadores y la corrupción está presente en todas las formas de gobierno, también en la democracia.

Qué decir del tercer poder. Recordamos a los lectores que existen los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Éste último goza de independencia o al menos eso creemos. En el caso de España sabemos que los altos jueces o magistrados no son elegidos por el pueblo, sino por la clase gobernante, al igual que el Fiscal General del Estado o el Defensor del Pueblo. Irremediablemente los jueces son de una u otra ideología y la Justicia no está garantizada.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está formado por veinte miembros más el presidente, que también lo es del Tribunal Supremo. La elección de éstos es bastante tecnócrata, como nos gusta, pues se eligen expertos en la materia como debería de ser en el resto de los poderes, pero también vemos un fallo sustancial que elimina de un golpe la independencia judicial, cuando son los políticos quiénes eligen a la totalidad de sus miembros. (L.O. 4/2014)

Estos casos se dan en las actuales democracias, dentro del Liberalismo Capitalista dividido en izquierdas y derechas, una democracia basada en la existencia de partidos políticos como expresión del pluralismo ideológico de un país y la coexistencia de éstos con múltiples sindicatos que defienden los intereses de los trabajadores cuando no discuten entre ellos o el gobierno.

Francia es un sistema democrático que impide que las minorías tengan la llave de las políticas de un país gracias a las varias vueltas electorales que se celebran, pero en España es distinto, donde se dan coaliciones de minorías que permiten a un partido con un número de votos inferior a su rival alcanzar el poder, violar la voluntad de un pueblo e impedir el avance social y político de la Nación a causa de las desavenencias de esas coaliciones.

Otro de los problemas que vemos es el sueldo desmesurado de los Jefes de Estado. Los españoles nos quejamos de S.M. el Rey Don Juan Carlos que en 2008 cobró una cantidad de 9M de euros netos, pero los presidentes de las republicanas italiana, francesa o alemana pueden alcanzar los 20M de euros, dinero miserable al lado de la fortuna de la Reina de Inglaterra que acumula fortunas anuales de 30M de euros. (Fuente 2007)

No dudamos en la efectividad de este sistema indirecto, de hecho está implantado en casi todos los países democráticos. Decimos casi, porque sabemos de la existencia de otra democracia similar, pero bipartidista. Los casos más claros son EEUU (Partido republicano y demócrata) o Inglaterra (Conservadores y Laboristas)

España tuvo un modelo similar durante los reinados de Alfonso XII y su sucesor, los máximos representantes fueron Cánovas del Castillo y Sagasta. En este período fue frecuente el pucherazo y otros métodos que desgarantizaban una plena democratización del país.

En EEUU los políticos se deben con exclusividad a sus votantes, y aún a pesar de tener la denominada "disciplina de partido", ello no impide que puedan votar en contra de los intereses ajenos a sus votantes.

El problema surge cuando esos políticos pertenecen a lobbies y pequeños grupos selectos de poder, dónde desde luego el interés particular prima sobre el general.

Dicho lo cual, ¿Existe realmente la democracia? Es difícil que ésta pueda llevarse al efecto cuando un estado democrático recurre a mercados extranjeros para financiar sus políticas. El endeudamiento es una lacra que causa gran perjuicio. Y lo estamos viendo con los actuales recortes. Nosotros elegimos a nuestros representantes pero son las instancias europeas las que obligan a cumplir una serie de requisitos para seguir beneficiándonos de las ventajas del club de los 27. Culpa nuestra por recurrir al endeudamiento y hacer tambalear los cimientos de un estado moderno y social que resulta difícil consolidar. 

No vayamos a echarle la culpa a Europa de todos nuestros males, porque realmente sólo nosotros somos los culpables de no haber hecho las cosas bien, especialmente nuestros políticos que juegan con el dinero de todos sin tener en cuenta los grandes quebrantos que una mala política genera.

Lo lamentable de todo esto, es que parece mentira que aún no hayan aprendido la lección y que sólo las nuevas generaciones seremos capaces de instaurar una auténtica democracia directa e independiente de los mercados financieros quiénes someten a su antojo a cualquier estado soberano.

Hoy en día, si tienes dinero, eres libre. Si conseguimos esa libertad nacional, podremos tener esa democracia que nos han robado.

Por tanto, no, no existe la democracia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.